Los Tres Mosqueteros: DArtagnan y los 12 diamantes

| 16.11.2019

El joven D'Artagnan sale de su Gascuña natal para unirse a la Guardia Real de los mosqueteros en París. El viaje promete ser memorable para este joven e impetuoso aventurero. A lo largo del camino se encuentra con Athos, Porthos y Aramis, los mosqueteros del rey Luis XIII. Unidos por la fuerza, estos cuatro protagonistas ponen a prueba sus ingenios contra los maquiavélicos planes del cardenal Richelieu para encontrar los diamantes de la reina y salvar el honor de Francia. ¡Únete a D'Artagnan en esta apasionante aventura de objetos ocultos y encuentra los diamantes de la reina!


Fille Los Tres Mosqueteros: DArtagnan y los 12 diamantes

Entonces, se da cuenta de que una pareja se apresura hacia el Louvre. Los lectores acogieron con entusiasmo la novela de aventuras; la narrativa los atrajo con un escape imaginario del mundo, lejos de la atmósfera depresivamente conservadora de la Restauración. Cuando Milady descubre su hombro, Felton se arrodilla frente a ella. Mientras tanto, D'Artagnan desfilaba con su compañía. Milady reacciona intentando matar a Mosquetefos:, que logra escapar A Fairy Tale su casa y Tuber contra los extraterrestres a Athos, donde le cuenta que Milady tiene una flor de lis en el dizmantes, con lo que el mosquetero tiene la certeza de que se trata de Los Tres Mosqueteros: DArtagnan y los 12 diamantes misma mujer a la que supuestamente había matado años antes. En Meung hace su primer descanso. A aquella hora se creía todavía que la separación Low los guardias y de los mosqueteros sería momentanéa, porque aquel día tenía el rey DArtgnan parlamento y debían partir al día siguiente. Apenas se marcha, Bonacieux regresa y grita pidiendo ayuda: los esbirros del cardenal quieren arrestarlo. Finalmente, el rey y los tres mosqueteros llegan al campamento. Luego, segura de que no podía haber error en la ejecución de sus órdenes, espoleó su caballo y desapareció. Como Loz de su amor, ella le regala una caja con doce diamantes. Dumas concibió Los tres mosqueteros como parte de un gran proyecto sobre la historia de Francia. Este caballo causaba vergüenza a mis visitantes y no he querido humillarlos. Por casualidad, se encuentran a un hombre que tiene un pase.

Constance y D'Artagnan ayudan a la reina de Francia, Ana de Austria y al duque de Buckingham a mantener una cita secreta en el palacio del Louvre. Al llegar al barrio de Saint Antoine, se volvió para mirar alegremente la Bastilla; pero como era solamente la Bastilla lo que miraba, no vio a Milady que, montada sobre un caballo overo, lo señalaba con el dedo a dos hombres de mala catadura que se acercaron al punto a las filas para reconocerlo. Una noche, lo engaña con la historia de su vida: Buckingham la deshonró brutalmente y la marcó a fuego con una flor de lis en el hombro para desviar cualquier sospecha en su contra. D'Artagnan quería ser un mosquetero. Richelieu le escribió a Milady de Winter a Londres. Rochefort también tiene una orden de arrestar a D'Artagnan por alta traición y espionaje. Este caballo causaba vergüenza a mis visitantes y no he querido humillarlos. Yo he conservado el arnés por instinto. Finalmente, el duque regresa a Londres. Artagnan, de Dumas, son sustituidos por dos niños aventureros, Louis Fronsac y Gastón de Tilly, estudiantes en el colegio Clermont que tiene la Compañía en París, un centro reputado por el que han pasado Voltaire y Molière. Por precaución, no menciona su nombre. La fusión de aventura e historia real se remonta a Walter Scott. Numerosos colegas intentaron aprovechar su éxito y escribieron sus propias novelas de mosqueteros. La expedición queda a cargo de Athos, que revela a Lord de Winter que es el marido de Milady, componiéndose la expedición de los cuatro mosqueteros, sus cuatro lacayos, Lord de Winter y un misterioso hombre enmascarado, con una capa roja.

Su lema era "Todos para uno y uno para todos". El cargo final viene cuando Athos afirma que Milady, su esposa, es una criminal marcada con una flor de lis en el Mosqueteroa:. Por consiguiente, Dumas tuvo que producir partes nuevas todos los días. Llevad mi arnés nuevo junto al de esos señores. Se dejaban para volverse a ver cuando pluguiera a Dios y si placía a Dios.


Un día D'Artagnan partió a caballo hacia París para tratar de unirse a los mmosqueteros. Se hizo un alto de una hora para dar respiro a los caballos; Aramis saldó sus cuentas, colocó a Bazin en el furgón con sus camaradas y se pusieron en ruta para ir en busca de Porthos. D'Artagnan lanzó un suspiro; porque aquella voz respondía a una voz de su alma, que le decía que grandes desgracias lo esperaban. Estos eran los soldados que protegían al rey. Es muy sencillo, teníais asuntos en Inglaterra. De hecho, la desaparecida Constance ha reaparecido y caído en la ratonera. Es inminente una campaña, La Rochelle debe ser sitiada. La noche reunió a todos los camaradas de la compañía de los guardias del señor des Essarts y de la compañía de los mosqueteros del señor de Tréville, que habían hecho amistad. D'Artagnan y Athos estallaron en carcajadas. La expedición queda a cargo de Athos, que revela a Lord de Winter que es el marido de Milady, componiéndose la expedición de los cuatro mosqueteros, sus cuatro lacayos, Lord de Winter y un misterioso hombre enmascarado, con una capa roja. Pasaron por el canal de la Mancha pero por el camino fueron atacados por los guardias de Richelieu. De aquí en adelante, la vivienda de Bonacieux funciona como ratonera: la policía acecha a los visitantes y los interroga. Dumas concibió Los tres mosqueteros como parte de un gran proyecto sobre la historia de Francia.

Estos eran los soldados que protegían al rey. La reina le recompensó. Se pone en marcha con la carta en compañía de sus tres amigos mosqueteros y los criados. D'Artagnan se inclinó con respeto. Vivía desenfrenadamente y por encima de sus posibilidades. Nadie sabía nada. El preludio en Meung saca al lector de la tranquilidad para meterlo en la acción permanente; la ejecución de Milady lo regresa de la acción a la tranquilidad. Se hizo un alto de una hora para dar respiro a los caballos; Aramis saldó sus cuentas, colocó a Bazin en el furgón con sus camaradas y se pusieron en ruta para ir en busca de Porthos. Entonces el joven le hace entrega del salvoconducto que el cardenal le dio a Milady. Al ser heridos los Tres Mosqueteros, D'Artagnan se quedó solo para el viaje. El cardenal hace entrar a Rochefort y pide a los hombres que estén en buenos términos y se hagan amigos. Tras una hazaña bélica, el cardenal permite a D'Artagnan ingresar por fin en los Mosqueteros. El inglés miró y quedó asombrado; D'Artagnan miró y quedó encantado.

Los literatos de esa época se rebelaron contra el clima conservador de la Restauración con la representación sentimental de temas de aventuras. Se hizo un alto de una hora para dar respiro a los caballos; Aramis saldó sus cuentas, colocó a Bazin en el furgón con sus camaradas y se pusieron en ruta para ir en busca de Porthos. Apenas se marcha, Bonacieux regresa y grita pidiendo ayuda: los esbirros del cardenal quieren arrestarlo. Cuando D'Artagnan recupera la conciencia, se da cuenta de que el caballero ha robado su carta de presentación, a consecuencia de lo cual nace en él un deseo de vengarse del misterioso personaje. El preludio en Meung saca al lector de la tranquilidad para meterlo en la acción permanente; la ejecución de Milady lo regresa de la acción a la tranquilidad. La lectura desarrolla nuestra imaginación. Vivía desenfrenadamente y por encima de sus posibilidades. Cuando el gascón se presenta ante Richelieu, le cuenta toda la verdad sobre Milady, y admite que él y sus amigos ya han juzgado, condenado y ejecutado a esa malvada mujer. La fuerza de uno compensa la debilidad del otro. No obstante, en Londres, al duque se le ocurrió un plan. En sus afectos amor y celos y en su ética su caballeroso concepto del honor , es ciertamente humano, pero en su invulnerabilidad y en su despreocupación económica, es casi divino. Durante un paseo a caballo, Athos, Porthos y Aramis se encuentran con el cardenal. Pero pronto seduce a su puritano carcelero John Felton y lo convence, no sólo para ayudarla a escapar, sino también para asesinar al duque de Buckingham, a quien aborrece desde hace muchos años.

Комментариев: 8 на “Los Tres Mosqueteros: DArtagnan y los 12 diamantes

  1. Grogul

    Tras avisar al cardenal de lo ocurrido, se esconde en el monasterio de Béthune, al norte de Francia. El cardenal era un hombre poderoso. Conmocionada, Constance se desmorona.

    Reply
  2. Bagar

    Athos cayó en profunda reflexión y no dijo nada. De aquí en adelante, la vivienda de Bonacieux funciona como ratonera: la policía acecha a los visitantes y los interroga. Al notar Buckingham que le han robado dos de los doce y teniendo la certeza que ha sido obra de la condesa de Winter, cierra los puertos ingleses para evitar que los herretes robados lleguen al cardenal y ordena a su joyero realizar dos réplicas de los faltantes que entrega a D'Artagnan junto con los originales, tras lo cual parte para Francia y logra devolverlos a la reina Ana justo a tiempo para salvar su honor y para vergüenza del cardenal, que es puesto en evidencia delante del Rey. Enseguida sospecha que la ladrona es Milady. Pero Milady se les adelanta.

    Reply
  3. Tezilkree

    Gracias a D'Artagnan la conspiración del cardenal había fracasado. Abrió la boca para responder, pero con gesto altivo el cardenal lo despidió. Como castigo, Milady debe ser desterrada a una colonia.

    Reply
  4. Mutilar

    Durante un paseo a caballo, Athos, Porthos y Aramis se encuentran con el cardenal. Por consiguiente, Dumas tuvo que producir partes nuevas todos los días. Al llegar al barrio de Saint Antoine, se volvió para mirar alegremente la Bastilla; pero como era solamente la Bastilla lo que miraba, no vio a Milady que, montada sobre un caballo overo, lo señalaba con el dedo a dos hombres de mala catadura que se acercaron al punto a las filas para reconocerlo. Puso sus condiciones: los dos arneses contra un caballo o cien pistolas a escoger. Dumas padre tuvo su primer éxito como dramaturgo con la obra Enrique III y su corte,

    Reply
  5. Zukasa

    Ahora, Constance lo lleva con su amante, la reina Ana. Cerca de Beauvais, unos trabajadores de la construcción les disparan con pistolas. Sin embargo, el catastrófico desenlace de la campaña rusa provocó su fin.

    Reply
  6. Tulrajas

    La materia es galante, os leeré el primer canto, tiene cuatrocientos versos y dura un minuto. Los dos muchachos descubren casualmente la conjura y deciden intervenir. Parten los cuatro amigos con sus lacayos y después de una serie de aventuras y de quedar Porthos, Aramis y Athos fuera de combate y heridos por el camino en emboscadas de los agentes del cardenal, D'Artagnan logra llegar a Inglaterra tras herir y dejar fuera de combate a otro de los enviados del cardenal, el Conde de Wardes. Finalmente, el duque regresa a Londres.

    Reply
  7. Vudogor

    Luego, segura de que no podía haber error en la ejecución de sus órdenes, espoleó su caballo y desapareció. Pero las auténticas despedidas se hicieron en la habitación de la señora Coquenard: fueron desgarradoras. Reflexiona por un momento, después envía dinero a Londres y le ordena a Milady que robe dos de los doce diamantes.

    Reply
  8. Voll

    Richelieu le escribió a Milady de Winter a Londres. La pena de muerte tiene como objetivo restaurar el orden moral general. Al llegar al barrio de Saint Antoine, se volvió para mirar alegremente la Bastilla; pero como era solamente la Bastilla lo que miraba, no vio a Milady que, montada sobre un caballo overo, lo señalaba con el dedo a dos hombres de mala catadura que se acercaron al punto a las filas para reconocerlo. Esta le pareció excelente.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *